Victoria Beckham se retira de Nueva York derrochando estilo

La auténtica prueba de fuego para un diseñador es, según mucha gente, los cortes y líneas que trabaja. Y esto es lo que ha hecho de la última colección de Victoria Beckham algo memorable. Esta ha sido, sin lugar a dudas, su mejor serie de propuestas presentada en Nueva York.


Victoria Beckham - Otoño 2018 - Instagram / Instantfashioninsta

La colección supuso el décimo aniversario de aquel día en que Beckham invitó a un puñado de editores y compradores seleccionados cuidadosamente para mostrar su debut como diseñadora. La cita tuvo lugar en las torres Waldorf y presentó una serie de atractivos y elegantes vestidos de cóctel. Con discreción, la diseñadora ha dejado que se sepa que regresará a Londres el próximo septiembre para su siguiente desfile. Se trata de otro ejemplo de cómo la pasarela de Nueva York pierde fuelle y cabeceras de renombre.

Afortunadamente, Victoria dejará Nueva York en un momento dulce de su carrera como diseñadora. Más que reseñables fueron sus tres primeros looks: un abrigo gabardina puesto encima de otro confeccionado con lana pura, un fantástico vestido capa de aires militares y un abrigo masculino colocado sobre los hombros y conjuntado con un bolso acolchado digno de Joseph Beuys.
 
Beckham nunca programa desfiles espectaculares, aunque en las últimas temporadas ha presentado sus ideas en un imponente edificio de piedra de Battery Park con capacidad para 500 personas. Este domingo, en lugar de eso, regresó a la tradición de sus primeros días, con una presentación reducida en el interior de la mansión Burden, de estilo Beaux Art, de la calle 91 de Nueva York. 
 
La diseñadora británica sí mostró alguna sudadera, pero la colección fue otro paso para alejarse del estilo deportivo y acercarse a uno más adulto y sofisticado. Incluso hubo en sus patrones reminiscencias de Yohji Yamamoto y Balenciaga. Todo, anclado por un surtido de zapatos masculinos de tonalidades oscuras y llamativos abrigos de color plata mate.
 
Uno de los mejores looks fue el que mostó la modelo Sohyun Jung: un abrigo de alpaca verde con peplum y corte militar sobre leggings con franjas laterales y zapatos masculinos. Una muestra perfecta de lo que significa la sofisticación urbana contemporánea. 
 
Para la noche, la diseñadora sorprendió con vestidos fluidos hasta el suelo y para los días desapacibles del invierno propuso unos maravillosos abrigos de cuero acharolado. 

“Quería un espacio íntimo para que pudierais apreciar la calidad de los materiales”, dijo Beckham sonriendo, justo después de que su colección hubiese conquistado a un público de apenas 70 personas.

Victoria, en una temporada que parece ser la del abrigo de leopardo, presentó uno en chenilla naranja y marrón confeccionado con serenidad. Beckham regresa al Reino Unido habiendo ganado el respeto de los diseñadores veteranos, que en su mayoría la consideran una más.

Más tarde, Victoria ella, su marido David y el gerente Simon Fuller celebraron un evento para 40 editores, entre los que se encontraban Anna Wintour y Edward Enninful, en Carbone, un restaurante italiano que pareciera sacado de El Padrino. 

“Queríamos celebrar esto con nuestros amigos, los viejos y los nuevos. Eso no quiere decir que ninguno de nosotros seamos viejos. Es bastante apabullante ver a tanta gente con la que comencé este viaje. Nueva York nos ha acogido y se ha convertido en nuestra segunda casa. Así que esto no es realmente un adiós, es solo una pausa”, afirmó Beckham.
 
Ella se vuelve a Inglaterra. Y con la también británica Phoebe Philo habiendo dejado Céline, Beckham se convierte en un espejo donde la mujer profesional actual se refleja. En otras palabras, hay mucha expectación puesta en su firma.

Traducido por Eva Gracia Morales

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER